Hacia los seis meses del bebé comienzan a aparecer los mecanismos de masticación que recién estarán maduros alrededor de los diez meses. En torno a los seis meses es el momento ideal para que la comida del niño se amplíe ya que el tubo digestivo está más preparado para aceptar nutrientes diferentes de la leche. Se comienza con una comida y al llegar el octavo mes ya se habrán incorporado dos comidas diarias. Serán luego tres entre el noveno y undécimo mes de vida y cuatro, al cumplir el año.

Los primeros alimentos que se incorporarán van a ser las hortalizas y las frutas, dado que los cereales pueden producir más reacciones alérgicas. Dentro de las verduras se debe comenzar con las de sabor neutro o dulce, como la papa, el zapallo o la batata, preparadas con poco aceite de maíz o girasol.

En cuanto a las frutas conviene elegir la manzana, la pera y la banana y evitar al comienzo los cítricos ya que pueden producir cuadros alérgicos.

Entre las hortalizas, se deben evitar aquellas que tienden a producir gases, como el brócoli, la coliflor y el repollo.

Luego de que el bebé haya aceptado las hortalizas y frutas se comenzarán a agregar los cereales, evitando aquellos que contienen gluten y que son más alergénicos. Los cereales sin gluten son el arroz y la harina de maíz, pero, como tienden a producir constipación, no se recomienda comerlos solos sino con puré de zapallo o batata.

En cuanto a las carnes, pueden ir incorporándose al poco tiempo de haber comenzado con las comidas blandas. Se recomienda que sean de ave al principio y en la preparación deben ser muy desmenuzadas. La masticación se establece a los diez meses de edad del bebé, por eso es tan importante que la carne esté triturada. La carne roja se puede incorporar un mes después de que el niño haya ingerido carne blanca.

Su agregado a la dieta del bebé depende del deseo de los padres, ya que no es indispensable, pudiéndose reemplazar por carne de ave o pescado. No conviene incorporar hígado, vísceras ni morcillas a la dieta del bebé, ya que tienen más desventajas que ventajas. Los cambios en la alimentación del ganado (no debemos olvidar que el hígado es un “filtro” orgánico) y su alto contenido de grasas saturadas los hacen muy desaconsejables.

El pescado se puede introducir en el noveno mes, es preferible que sea blanco y de mar, por ejemplo merluza, brótola o lenguado, preparado de manera sencilla: hervido o a la parrilla o plancha.

La clara de huevo puede producir alergias, por eso es mejor utilizar sólo la yema al comienzo. Con una yema por semana dividida en cuatro partes es suficiente para los primeros dos meses. Luego dos yemas por semana. El huevo entero se incorpora al año.

No hay que preocuparse por variar los alimentos: si el bebé prefiere la batata a la papa o la banana a la manzana, no es necesario tratar de cambiar sus gustos, con el paso del tiempo irá incorporando diferentes productos y al ver a sus padres comer remolacha, probablemente la aceptará. De allí, una vez más, la importancia de los alimentos que componen la dieta paterna para que posibilite la variedad.

En cuanto a los cereales, los más alimenticios son la avena y la quínoa, y serán más nutritivos si se acompañan de hortalizas. Los garbanzos, un buen alimento, son mas digeribles al principio en forma de harina y las lentejas peladas se asimilan mejor y no traen gases. También se deben acompañar con vegetales para su mayor aprovechamiento. Si el pequeño rechaza una fruta se debe reemplazar por otra diferente y no por un postre o un lácteo. La leche se debe ir sustituyendo por otros alimentos, sin eliminarla por completo si no se desea, pero que no tenga un lugar primordial una vez que la lactancia se acaba.

Muchísimos otros alimentos contienen calcio. Recordemos que la vaca no toma leche y produce el mejor calcio porque come pasto y nuestro pasto son los vegetales. Cuanto más variada la alimentación es mejor la asimilación. Variar significa comer carne, hortalizas y frutas, no productos industrializados en forma de postrecitos lácteos o galletitas con centeno y avena. Al dejar la lactancia se comienzan a incorporar los productos que permitirán que el niño crezca mejor y más sano.

Recetas y comidas

 

1) Puré de calabaza (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 1 porción

80 gr. de calabaza.

Preparación

Lavar la calabaza, cortar un trozo y pelarlo. Cortar el trozo de calabaza en cubos y colocarlos dentro de una cacerola. Cubrir apenas con agua hirviendo y cocinar a fuego mediano hasta que esté tierna, (unos 15-20 minutos aproximadamente).

Licuar los trozos de calabaza junto con el líquido de cocción o con la leche que habitualmente toma su bebé. La cantidad va a depender de la etapa en que se encuentre su bebé. Al principio el puré será bien chirle, luego más espeso.

 

2) Puré de zanahorias (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 1 porción

1 zanahoria grande.

Preparación

Lavar la zanahoria y pelarla. Cortarla en rodajas o tiras parejas y colocar los trozos dentro de una cacerola.

Cubrir apenas con agua hirviendo y cocinar a fuego mediano hasta que estén tiernos (unos 20 minutos aproximadamente). Las primeras veces asegúrese de cocinarlas un poco más, para que se puedan procesar hasta lograr una consistencia bien suave. Recuerde que la cocción de las zanahorias requiere más tiempo que el resto de los vegetales.

Licuar las zanahorias junto con el líquido de cocción o con la leche que habitualmente toma su bebé. Recuerde que la cantidad de líquido va a depender de la etapa en la que se encuentre.

 

3) Puré de chauchas (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 1 porción

60 gr. de chauchas frescas.

Preparación

Lavar las chauchas y con un pelapapas quitarles los hilos y las puntas. Cortarlas al medio si fueran muy largas y colocarlas dentro de una cacerola.

Cubrir apenas con agua hirviendo y cocinar a fuego mediano hasta que estén tiernas (unos 10 minutos aproximadamente). Licuar las chauchas junto con el líquido de cocción o con la leche que habitualmente toma su bebé. Recuerde que la cantidad de líquido va a depender de la etapa en la que se encuentre.

 

4) Puré de espinacas (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 1 porción

70 gr. de espinacas frescas o 60 gr. de espinacas congeladas.

Preparación

Lavar las hojas de espinacas. Colocar una cacerola con agua a hervir.

Una vez que rompa el hervor, disponer las hojas de espinaca y blanquear apenas 2 minutos. Retirar del agua y colocar dentro de un recipiente con agua bien fría. Escurrir.

Licuar las espinacas con la cantidad de leche necesaria.

Atención: las primeras veces mezclarlo con unas cucharadas de algún cereal, (harina de arroz o de maíz) para que la preparación sea más cremosa.

A todas las preparaciones de puré se les puede agregar y mezclar un trozo de pollo hervido y procesado, cuando el bebe comience a comer carne.

 

5) Puré de lentejas y zanahorias (Desde los 6 a los 9 meses)

Ingredientes – 2 porciones

100 gr. de lentejas turcas o coloradas.

½ zanahoria.

1 cucharadita de aceite vegetal.

Preparación

Hervir las lentejas en agua hasta que estén tiernas, procesar y pasar la preparación por un tamiz.

Aparte, rallar la zanahoria y hervirla 2 minutos. Mezclar las dos preparaciones y poner una cucharadita de aceite vegetal.

 

6) Caldo base

Ingredientes – 4 porciones

1 cebolla de verdeo.

1 puerro.

1 zapallito.

½ kilo de zapallo.

1 tallo de apio.

1 atado de espinacas.

¼ kilo de chauchas.

1 zanahoria.

1 papa.

Preparación

Lavar, pelar y cortar en trozos todas las verduras.

Colocar en una cacerola y cubrir generosamente con agua fría.

Llevar al fuego y cocinar hasta que las verduras estén tiernas.

Sise desea, se puede licuar y obtener una crema de verduras.

 

6) Sopa

Ingredientes – 4 porciones

½ calabaza mediana.

1 puerro.

1 cebolla.

¼ de taza de perejil picado.

½ batata.

1 taza de agua.

Preparación

Pelar la calabaza y cortarla en trozos. Limpiar el puerro y cortarlo en 3 partes. Colocar todas las verduras en una cacerola, agregar el agua y hervir 15 a 20 minutos.

 

Postres

 

7) Compota de manzanas (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 2 porciones aproximadamente

200gr. de manzanas rojas maduras.

Preparación

Lavar las manzanas, pelarlas y quitarles el centro. Cortarlas en láminas finas y colocar dentro de una cacerola.

 

8) Arroz y pera (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 4 porciones

80 gr. de arroz.

1 pera.

Agua, cantidad necesaria.

Preparación

Cocinar en abundante agua hirviendo el arroz durante 18 minutos.

Colar y mezclar con la pera despepitada (sin el corazón).

Agregar el agua hervida y procesar hasta obtener la consistencia deseada.

La papilla debe quedar bien cremosa y suave.

 

9) Batata y manzana (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 4 porciones

200 gr. de batatas.

100 gr. de manzana.

50 cc. de agua.

Leche, cantidad necesaria.

Preparación

Colocar una olla con agua a hervir. Pelar la batata y cortar en cubos parejos, colocarlos en el agua y cocinar por 10 minutos, pasado ese tiempo, agregar la manzana, que puede quedar con piel pero sin semillas.

Cocinar 2 minutos más, colar y procesar con la leche.

Es muy importante que la preparación quede muy tierna y totalmente procesada.

 

9) Puré de manzanas (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 2 porciones

1 manzana

Agua, sise cocina al fuego.

Preparación

Pelar y quitar las semillas de la manzana. Cortar en cubitos y colocar en un bol o recipiente apto para microondas.

Cubrir con film y realizarle cortes pequeños por donde podrá salir el vapor.

Cocinar 3 minutos al 100% de potencia, dejar reposar 1 minuto y luego destapar.

Pasar la fruta por tamiz o procesar. Dejar enfriar antes de servir.

Importante: No guardar este puré más de 24 horas. Si desea conservarlo durante más días deberá guardarlo en el freezer.

Si realiza la cocción sobre fuego, poner la manzana en una ollita cubriéndola apenas con unos milímetros de agua. Tapar y cocinar aproximadamente 6 minutos, hasta que la manzana esté tierna.

 

10) Puré de peras (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 2 porciones

1 pera madura.

Agua.

Preparación

Pelar y retirar el corazón de la fruta. Cortar en trozos pequeños y parejos.

Poner en una ollita la pera con dos cucharadas de agua

Tapar y cocinar 3 a 5 minutos, hasta obtener una fruta muy tierna.

Pisar o pasar por un tamiz, dejar enfriar y luego servir.

Para hacer un puré combinado mezclando manzanas y peras, se debe tener la precaución de cocinar por separado las frutas o cortar en trozos más grandes la pera, para que la cocción sea pareja.

 

11) Puré de banana (A partir de los 6 meses)

Ingredientes – 2 porciones

1 banana.

Agua.

Preparación

Pelar la banana, cortarla a los largo por la mitad y retirar el centro.

Si la banana estuviera madura se puede pisar bien y servir inmediatamente.

Si no estuviera lo suficientemente madura, se puede calentar con unas cucharadas de agua y luego pisarla. De esta manera el puré estará más tierno y será más apropiado para el consumo del bebé.