Una agencia londinense diseñó un seno gigante que recorre las calles de Londres reivindicando el derecho a amamantar en público.