“Me voy a dar la teta”. “El bebé tiene hambre”. “Estoy ocupada”. En pocos días, habrá una nueva forma de decirlo. El emoji de lactancia estará disponible en el mundo entero para usar en WhatsApp, Facebook y Twitter. Fue gracias a dos mujeres que lo solicitaron: la argentina Berenice Morzone y la británica Rachel W Lee. El ente oficial encargado de aprobarlos, Consorcio Unicode, aceptó las dos solicitudes. Pero el “honor” mediático se lo llevó solo la europea y al “googlear” el tema ni hay rastros de nuestra representante local.

Mirá también

Dar la teta, bueno para el bebé y para el corazón de la mamá

Esta cordobesa de 34 años se autodefine como una “nutricionista pro lactancia”. Piensa que “estamos en un mundo con una imagen masculina en todo” y asegura que “la madre argentina sufre”. ¿Qué puede hacer un dibujo para cambiarlo? “Los medios de comunicación, como WhatsApp, forman cultura y reflejan una forma de expresarnos. Las plataformas sirven, y hoy los emoji son una forma de visualizar esa entrega que hace la mujer en todo el mundo”, responde.

Por todo eso, más un factor personal –“la maternidad me pegó muy fuerte”, asume— se cargó al hombro una campaña para que instalen el emoticón. Usó sus redes sociales, inició una petición en Change.org y presentó un proyecto en inglés –con gráficos y estadísticas– ante el Consorcio Unicode, encargado de aprobar los emojis para todas las plataformas.

Los emojis aprobados para usar en distintas plataformas, con sus variantes (Unicode Consortium).

Una diseñadora gráfica la ayudó a crear el dibujo, aunque después fue modificado. Mientras, Berenice demostró que valía la pena sacarlo por tres motivos: es un ícono relevante, se va a usar a nivel mundial, y va a perdurar con el tiempo.

Berenice en campaña con una de sus hijas (Twitter).

Un día llegaron los festejos: “Hicimos historia”, tuiteaba Berenice. Su propuesta fue incluida en un listado de 56 nuevos emoticones para la versión Unicode 10.0. “El de lactancia tiene que estar apareciendo este mes –precisa– ¡Imaginate la relevancia que va a tener! Aunque no te guste la lactancia, o no estés de acuerdo, por lo menos en tu celular lo vas a ver”. Está convencida de que la teta es irremplazable. Por eso, sugiere amamantar en forma exclusiva hasta los 6 meses del bebé y extenderse hasta los dos años con una alimentación complementaria.

Mirá también

Una policía amamantó a una beba que fue rechazada por la mamá y conmueve las redes

Pero el enojo no tardó en llegar. “El tema salió en People y varios medios la reprodujeron, pero solo la mencionan a ella (la británica que también presentó una propuesta). Hice un descargo ante la revista y estoy esperando la respuesta. Me sentí un poco desilusionada porque nosotros trabajamos tanto… Me sentí molesta”, reconoce.

La nutricionista da el ejemplo con su propia beba (Twitter).

“¿Por qué si hay dos no se nombra a las dos? Lo justo es lo justo”, continúa y va más allá: “incluso la otra persona nos mencionó, porque incluyó nuestra petición de Change.org como antecedente”. A la cordobesa solo la citaron algunos medios de su ciudad, que ya la conocían, pero ninguno de alcance nacional. Hasta ahora.